29 de julio de 2011

El planteo del problema: sus partes

Una vez que comprendemos qué es el planteo del problema, podemos empezar a definir sus partes. Distintos autores utilizan estructuras distintas; algunas amplias y otras reducidas. Sin embargo, el contenido esencial siempre es el mismo. Yo prefiero una estructura corta en encabezados pero rica en contenido. Recomiendo los siguientes seis subtítulos o secciones.
  1. Identificación e importancia del problema.
  2. Propósito del estudio.
  3. Preguntas de investigación.
  4. Ubicación geográfica y temporal del estudio.
  5. Descripción breve de la metodología.
  6. Justificación de lo inédito, lo pertinente y lo factible del estudio.
La identificación e importancia del problema es la parte más extensa del planteo del problema. Es en esta sección donde explicamos en qué consiste nuestro tema de investigación y por qué entendemos que debe estudiarse. Al mismo tiempo exponemos cuáles serían las consecuencias de no estudiar el problema de investigación y cuál es el impacto de este problema en nuestra sociedad.

El propósito del estudio consiste en el fin ulterior al que vamos a contribuir con esta investigación. Aunque podemos pensarlo como un objetivo general, es importante redactarlo en función del impacto que tendrá nuestra investigación en el estado de nuestra ciencia y en la población objeto de estudio. Esta sección responde a la pregunta de, una vez realizada la investigación, qué vamos a alcanzar con este nuevo conocimiento.

Las preguntas de investigación consisten en los aspectos específicos que queremos conocer sobre nuestro tema. Aquí hay que tener en cuenta una diferenciación importante: las preguntas de investigación no se refieren a todo lo que no sabemos como investigadores; se refieren a aquellos aspectos que se desconocen en nuestra ciencia y que nuestra tesis ha de responder. Por ejemplo, si planteamos una pregunta y la misma puede responderse con la revisión de la literatura, entonces no es una pregunta de investigación. Las preguntas de investigación requieren que ejecutemos el método de nuestro estudio para que podamos responderlas. De nuevo, se refieren al conocimiento nuevo que aun no existe sobre nuestro problema de investigación.

La ubicación geográfica y temporal del estudio se refiere al dónde y cuándo pretendemos hacer el levantamiento de información. Tengamos en cuenta que esto no se refiere al tiempo total de preparación de la tesis, sino al tiempo y lugar en el que recolectaremos los datos de los sujetos que hemos de estudiar. Mientras más precisos podamos ser en esta sección podremos tener una mejor idea de si es posible realizarlo en dichos espacios y tiempos.

La descripción breve de la metodología es, para muchos, la sección más importante. Es donde empezamos a plantear la forma en cómo vamos a ejecutar la investigación. En pocos párrafos debemos describir quiénes son los sujetos que nos interesan (i.e., la población objeto de estudio), cuáles son las variables que nos interesan medir, con qué herramientas vamos a medirlas y cuál será el procedimiento para realizar tales evaluaciones o mediciones. Es importante también que vayamos describiendo el diseño de investigación que pensamos utilizar y, que con eso, nos informemos sobre los requerimientos, alcance y limitaciones que tiene cada diseño de investigación contemplado.

La última sección del planteo del problema es la justificación. Esta sección me gusta dividirla en tres aspectos, que son a) lo inédito, b) lo pertinente y c) lo factible. Cuando justificamos, lo que hacemos es argumentar razones que expliquen nuestro parecer, de modo que la justificación de lo inédito se refiere a la explicación de que las preguntas de investigación que estamos planteando no pueden ser respondidas con la mera revisión de la literatura; el conocimiento que buscamos no está disponible en los journals y tratados científicos existentes. Cuando hablo de lo pertinente lo que trato de explicar es la importancia que tiene el estudio en resolver problemas específicos de la población estudiada, o en completar vacíos de información que hacen falta para resolver problemas reales; la explicación debe abordar argumentos que hagan entender al lector que es importante responder las preguntas de investigación. Por último, la parte de justificación de lo factible se refiere a los argumentos que demuestren que es posible hacer la investigación, ya que se han sopesado y se cuentan con todos los recursos necesarios para llevarla a cabo; recursos que no sólo se limitan al dinero para imprimir los informes, sino también el acceso a las herramientas de evaluación, acceso a los equipos informáticos de análisis, disponibilidad de la población, permisos y autorizaciones, así también como padrinos o sponsors que puedan guiarnos en el proyecto y abrir puertas que de otra forma estarían cerradas para nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario