23 de agosto de 2011

La defensa de la tesis: alternativa de evaluación por etapas

Me he tomado una pausa en el ritmo de mis publicaciones pues estuve participando de la 119na Convención Anual de la American Psychological Association (APA), celebrada en Washington, DC, y quería ver los nuevos avances que se han desarrollado y la forma en cómo éstos nos impactan en Dominicana, antes de volver a escribir. Pues bien, ya estoy de vuelta.

Hay un tema que me ha quedado dando vuelta en la cabeza y, aunque es sobre una de las etapas finales de la tesis, creo que el momento es oportuno para no dejarlo pasar y se me quede el comentario en el olvido. He estado analizando la forma en cómo las universidades Pontificia Católica de Puerto Rico (PUCPR) y la Universidad de Puerto Rico (UPR) (y también, en parte, la Universidad de Oviedo [UNIOVI], en España) realizan la evaluación de las tesis doctorales y, definitivamente, creo que su método es muy beneficioso, tanto para la calidad de la investigación como para el éxito del estudiante: realizan la defensa de la tesis por etapas del proceso de investigación.

La primera etapa de evaluación la realiza el director de la tesis (o asesor, como le llamamos en Dominicana). En esta etapa, que no es precisamente una sustentación, el director de la tesis evalúa la revisión de la literatura y los planteamientos generales de la investigación (preguntas de investigación, definición del problema, etc.). Esta etapa permite que el estudiante esté seguro de que su revisión de la literatura, y su construcción del Marco Teórico, sean completos, abundantes y actualizados. Evita que el estudiante pase a las etapas siguientes sin el dominio adecuado de su tema de investigación y, por consiguiente, evita que el estudiante se adelante a acciones para las que aun no está preparado para realizar.

Una vez el director de la tesis da su visto bueno, el estudiante pasa a diseñar el Método de la investigación, que es luego sustentado ante el jurado. En esta defensa el estudiante tiene la oportunidad de presentar su propuesta de investigación y enriquecerla con los aportes del jurado --- recordemos que la realización de una tesis es un proceso académico, formativo, donde el estudiante está aprendiendo mientras va realizando las actividades del proyecto. Lo más importante de esta etapa es que el estudiante tiene la oportunidad de concentrarse en el Método, diseñarlo de manera que realmente responda sus preguntas de investigación y obtener una calificación por ello. Evita, además, que el estudiante pase a la etapa de recolección de datos sin tener la certeza de que su propuesta es la correcta (i.e., aprobada por su jurado).

Cuando el estudiante ha defendido satisfactoriamente su Método ante el jurado, pasa a la etapa de recogida de datos, descripción de los resultados y redacción de la discusión. Es decir, prepara el informe final de la tesis. Este informe es también defendido ante el jurado, quienes, debido a la defensa anterior, tienen ahora un amplio entendimiento de las bondades y debilidades de la tesis y pueden evaluar el aporte del estudiante en su justa dimensión. La evaluación se centra en los resultados y en la integración de la discusión, lo cual facilita el proceso y le da confianza y claridad al estudiante sobre en base a qué se le está evaluando.

Cuando observo en su conjunto a este método universitario para evaluar las tesis me doy cuenta de que libera al estudiante de mucha tensión innecesaria, pues le permite dividir el proyecto completo en metas más pequeñas y enfocarse en lo importante de cada etapa. Estoy seguro de que la calidad de las investigaciones realizadas de esta forma es mucho mayor, pues hay un proceso de seguimiento constante inherente al proceso de defensa. También creo que hay un mayor numero de tesis completadas y una reducción en el tiempo que duran los estudiantes en desarrollar el proyecto. Es una buena experiencia de learning by doing que debemos incorporar en nuestras universidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario